Redes

domingo, 6 de noviembre de 2016

Lástima, nadie se acordó del Museo Gregorio Álvarez



Cumplir 30 años no es poca cosa y era una buena oportunidad para rendir a la vez un homenaje al edificio histórico más antiguo (junto con la Estación) de Neuquén, construido en 1901 como galpón de máquinas, cuando el tren era el único medio de transporte para viajar desde Neuquén a Buenos Aires.

Por Rubén Reveco. Licenciado en Artes Plásticas

El 20 de diciembre de 1986 empezó a cumplir la función de museo cuando al derruido galpón (el ferrocarril ya era historia) se lo rescató a los demoledores compulsivos. Las autoridades de los ’80 querían construir en lo que actualmente es el Parque Central un complejo de edificios y la ciudadanía lo impidió (pero esa es otra historia).
Hace un año les propuse a las autoridades de cultura municipal realizar en octubre de este año una gran muestra colectiva que podía llamarse: “30 artistas para 30 años”. En un comienzo se mostraron entusiastas e interesados y tomaron apunte de la propuesta. Sólo había que invitar a treinta artistas con una obra cada uno y organizar una hermosa fiesta de aniversario. La ocasión lo merecía.
No sé que impidió su realización, quizá consideraron que era mucho trabajo, que no había personal suficiente, que no había presupuesto o no querían ofender a los artistas que inevitablemente quedarían afuera de la convocatoria (los artistas son muy sensibles). El asunto es que los 30 años de uno de los museos más importantes de la provincia de Neuquén pasaron sin pena ni gloria. Pero no hay que desanimarse, en 20 años más cumplirá medio siglo de vida y esa si que será una gran fiesta. Prometido.


FUENTE: Revista Machete



En el centro (arriba) se alcanza a apreciar la sala de máquinas del ferrocarril, actual museo Gregorio Alvarez. Foto de comienzos del siglo XX.

El museo
Ubicado sobre el antiguo galpón de máquinas del Ferrocarril del Sud, este museo histórico y arqueológico se destaca por la calidad de sus colecciones, entre ellas la de Chenque Haichol, con más de 5000 años de antigüedad. Posee además, un espacio de exposiciones temporarias y de actividades alternativas que permiten diversificar aún más su oferta cultural.
Íntimamente relacionado con la historia de la ciudad de Neuquén, lleva el nombre de quién fuera un ilustre ciudadano neuquino: Gregorio Álvarez, escritor, poeta, profesor universitario, primer académico de número en la Academia Nacional de Historia por Neuquén y fundamentalmente, un historiador de su tierra. Su legado intelectual permanece en la conformación de una identidad histórica de la provincia y en particular de ésta ciudad.



Muestra permanente
La muestra permanente de este museo cuenta con 5840 piezas que incluyen desde materiales líticos, datados aproximadamente en 5000 años de antigüedad, hasta objetos representativos del proceso de contacto entre los españoles y los pueblos originarios.
Parte del patrimonio que funda la colección fue concedida en el año 1945 por Daniel Exequiel Gatica, un inspector de escuelas que, asentado en Zapala, formó una importante colección con donaciones espontáneas. Más tarde, la misma fue acrecentándose por medio de las excavaciones arqueológicas realizadas en Neuquén.
El Gregorio Álvarez se creó en 1986 en un edificio de principios de siglo donde funcionaba un taller de la compañía Ferrocarril del Sud. Construido por los ingleses en 1901, hoy conserva su fachada original y unos magníficos vitreaux, que también fueron restaurados.


Postales






En 1985 un grupo de pintores neuquinos recorre las inmediaciones de la abandonada Sala de Máquinas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario