Redes

miércoles, 27 de julio de 2016

El retrete de John Harrington


El lugar donde se hacían esas necesidades tan básicas era, simplemente, un agujero que conectaba con un pozo ciego, un arroyo o un río. El retrete con válvula fue inventado en el siglo XVI por sir John Harrington, un artilugio que fue instalado por la reina Isabel I de Inglaterra en su palacio de Richmond. Harrington escribió un libro sobre el retrete de la reina cuyo crudo humor no gustó a la soberana y el pobre Harrington y su retrete cayeron en el olvido. Doscientos años más tarde Alexander Cumming, un matemático y relojero, patentaba su propia versión del retrete.



En 1596, John Harrington, ahijado de la reina Isabel I de Inglaterra, inventó un retrete con depósito de agua corriente incorporado, que soltaba agua quitando un tapón. El caballero pretendía con este presente volver a ganarse la confianza de la reina, que le había desterrado de la corte por distribuir en ella novelas de tono picante. Sin embargo, el imprudente Harrington escribió y publicó un libro de tono jocoso, titulado La metamorfosis de Ajax, en el que ironizaba sobre el retrete de la reina, lo que le volvió a acarrear la salida de la corte hacia el destierro. El retrete con depósito de agua corriente cayó pronto en desuso, al ser tomado a broma incluso se llegó a afirmar que, al no contarse con tapones de larga duración, ello provocaría continuas fugas de agua que traerían una grave sequía si se generalizaba su uso).


No hay comentarios:

Publicar un comentario